SOCIEDAD INTERAMERICANA DE ASTRONOMÍA EN LA CULTURA (SIAC)

Publicaciones - Francisco Salvador Granados Saucedo

Me inicié en la cuestión de la arqueoastronomía cuando iba terminando el bachillerato. El culpable fue el Dr. Rubén Bernardo Morante López, a quien leí en la revista México desconocido y en la Jornada Semanal. Su artículo sobre el solsticio visto desde el Templo Mayor, motivó mi interés por esta disciplina. Con el propósito de saber más, acudí a la biblioteca del Instituto de Astonomía de la UNAM; y, para mi buena fortuna, ése día, mientras revisaba unos libros, había un profesor de lentes sacando copias. No recuerdo cómo es que me abordo, pero creo que fue por los libros que estaba solicitando y él escucho sobre el tema. Me recomendó varios libros y artículos al respecto. El profesor al que me refiero, era nada menos que el doctor Jesús Galindo Trejo. A partir de este momento fue que entré de lleno al tema de la arqueoastronomía. Luego vino el artículo de la Gruta del Sol, en Xochicalco, del maestro Rubén Morante y así, desde 1990, he intentado seguir sus pasos. Las lecturas de ellos me llevaron hacia Broda y el maestro Estanislao. También conocí a un mentado Arturo Montero, quien hacía arqueología de alta montaña. Terminé estudiando la Licenciatura en Etnohistoria, en la ENAH; la maestría en Antropología, UNAM; y el doctorado en Estudios Mesoamericanos, UNAM. Actualmente soy profesor-investigador asociado C en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Mis humildes estudios sobre presunta arqueoastronomía, los desarrollé en Querétaro, Guanajuato y el Estado de México.